Para muchos, aprender un nuevo idioma en el aula puede ser una tarea entretenida o para otros, puede resultar ser una verdadera pesadilla. Incluso puede llegar a mellar su autoconfianza.

Y es que enseñar inglés no suele ser fácil y hacerlo bien está al alcance de muy pocos.

Aprender inglés básico en el colegio

Hace poco estuve en un colegio observando cómo impartían una clase de inglés. Me senté al fondo cerca de una alumna a la que saludé y pregunté si le gustaba la clase. Ella asintió con una sonrisa.

La clase empezó, con el maestro formulando preguntas acerca del tiempo. Una forma válida como otra cualquiera para romper el hielo e incentivar la participación de los alumnos. Sin embargo, la clase hablada de inglés, finaliza tras esa breve introducción.

A partir de ese momento, la metodología es muy similar en todos los colegios. Los niños se sientan en fila en sus pupitres y todos abren el libro de texto por la página que indica la profesora.

A continuación, la maestra pone un CD de audio para entrenar a los niños en la escucha activa del idioma. Sin embargo, rápidamente los estudiantes desconectan de la materia y se ponen a hablar entre ellos.

Claramente no están entendiendo nada.

Unos minutos después, la clase continúa con la enseñanza de nuevo vocabulario. En mi humilde opinión, no tengo la certeza de cuándo un niño va a usar efectivamente esos términos: helipuerto, rascacielos…

Para continuar, la lección prosigue con la visualización de un vídeo en inglés bastante anticuado y con una calidad pésima de las imágenes. Realmente no aporta ningún valor o una idea innovadora, seguimos en el mismo punto de partida.

Los pocos que no habían perdido la atención con el cd de audio, los hemos perdido con el vídeo. Pero, hay que decir que algunos aguantan estoicamente la sesión audiovisual.

Tras 20 minutos, es hora de interiorizar o ver qué han aprendido durante esa hora. Comienzan los ejercicios escritos sin saber muy bien qué es lo que tienen que hacer o por dónde empezar. Realmente se sienten perdidos y poco motivados.

Los niños esperan pacientemente a que termine el tiempo para realizar los ejercicios y pasar directamente a la corrección.Un auténtico copia y pega.

 

clase de inglés primaria

Inglés para niños de primaria

La verdad es que es bastante desalentador comprobar cómo en 20 años la metodología no ha cambiado.

No sólo  la temática, sino los recursos, la temática, la forma de impartir las clases….En definitiva, no hay una evolución real y necesaria en el sistema de enseñanza. 

¿Cómo enseñar inglés a niños de primaria?

Es cierto, que los docentes siguen los programas educativos y tienen poco margen tiene de maniobra. Además tienen que lidiar con niños muy poco motivados e implicados que  se dedican a escribir notas por debajo de la mesa, dibujar a sus profesores en los libros o simplemente revisar su móvil para contestar los Whatsaap de sus amigos.

Sin olvidar, por supuesto  los maravillosos exámenes sorpresa. Una prueba de conocimientos siempre genera estrés, pero si además añadimos la falta de motivación y el sentimiento de sentirse perdidos, los resultados son nefastos.

Desde el minuto cero, se puede palpar en el aula la falta de interés. Niños mirando por la ventana, caras aburridas y cuerpos deseando levantarse de la silla y salir disparados del aula.

Cuando el profesor se dispone a comenzar el examen sobre verbos irregulares, rápidamente algunos de ellos empiezan a escribir frenéticamente algunos verbos en letra minúscula en su mesa a modo de ¨chuleta¨. Otros directamente, intentan copiar al compañero de al lado.

Por fin, la clase termina y los niños entregan sus exámenes muy inseguros. Realmente, esta situación me da mucho que pensar y me dirijo de nuevo a la niña con la cual había hablado al comenzar la clase y su respuesta me desmotiva aún más.

  • ¿Qué tal la clase? ¿Te ha gustado?
  • No, no me gusta el inglés y creo que nunca seré capaz de aprenderlo.

Totalmente descorazonador.

niño-aburrido-ingles

Pero no pierdo la fe y me dirijo al profesor. El docente me confiesa que no sabe cómo tratar al grupo y que no sabe exactamente cómo incentivar al grupo para fomentar la participación.

Además, encuentran otras dificultades cómo la falta de recursos o la falta de tiempo por la cantidad de actividades extracurriculares, reuniones y tutorías.

Y entonces… ¿Cómo enseñar inglés a niños de primaria?

Verdaderamente no sirve de nada buscar culpables o no asumir la responsabilidad de cada uno. Y el verdadero problema que debemos atajar es que debemos de cambiar la forma en la que enseñamos inglés a nuestros hijos. Ellos lo demandan y el mundo lo necesita.

¿La solución es apuntar a tu hijo a una academia de idiomas?

Muchos padres, son conscientes de la dificultad de sus pequeños en este ámbito y los apuntan a clases privadas en academias, invirtiendo tiempo y dinero. Lamentablemente sin conseguir los resultados esperados.

Por ello, se convierte en una necesidad apremiante escuchar lo que ellos nos demandan y buscar alternativas que mejoren estos procesos.

¿Por qué no introducir un componente lúdico para que aprendan mientras se divierten? ¿Por qué no enseñarles a través de juegos?

Es algo que debería ir siempre de la mano. La finalidad es la misma, pero el camino es totalmente diferente.

Por todo ello, decidí aventurarme en combinar algo que siempre me ha encantado, como los juegos de mesa y la enseñanza de inglés.

Así nació Dinoenglish.

En el siguiente artículo hablaré sobre la influencia de los juegos en los métodos de enseñanza, y cómo pueden ayudarnos a conseguir mejores resultados. Si os ha gustado comentad y compartir.